top of page

Granjas MG3

Roderick McMillan nunca pudo ponerse detrás del sistema de reloj. Después de perder su trabajo en una planta industrial local, se dedicó a la agricultura, una industria que no conoce el pago por hora. Si bien esto pudo haber sido un ajuste discordante para algunos, la agricultura le brindó a Roderick la oportunidad que anhelaba.

 

La conversación ha sido editada para mayor claridad y brevedad.

Conoce a Roderick McMillan

¿Puedes proporcionar una breve introducción? Cuéntame más sobre ti y tu negocio.

MG3 Farms es una operación de propiedad familiar. Estamos ubicados en Maxton, Carolina del Norte, y cultivamos una variedad de verduras de hojas verdes, lechugas y hierbas hidropónicas, como cilantro, albahaca, perejil, acelgas, col rizada, coles, coles y hojas de mostaza.

 

Entonces, ¿qué te atrajo a la agricultura?

Cuando estaba en undécimo grado trabajando en Burger King, descubrí que había una manera mejor que marcar el reloj todos los días y recibir el mismo salario por cada hora.

¿Sería justo decir que disfrutas la agricultura porque literalmente puedes presenciar los frutos de tu trabajo?

Si voy a una planta y fabrico 10.000 unidades de lo que sea frente a 1.000 unidades de lo que sea, en esa hora todavía recibo entre 14 y 18 dólares. [En la agricultura] Cuanto más trabajo hago, más rindo. Creo que eso es lo que cualquiera busca, así que no entiendo el sistema de reloj. No puedo entender el sistema de reloj.

 

Mencionaste que tu operación era de propiedad familiar, entonces, ¿creciste con tu mamá y tu papá dirigiendo el negocio?

Siempre hemos cultivado cultivos en hileras, cultivamos maíz, trigo y soja. Todo esto [señala la soja detrás de él] se va a secar, está destinado a secarse. Es un mercado completamente diferente al de la agricultura fresca. Puedes vender esto con 2 o 3 años de anticipación, eso de ahí... lechuga, si no la mueves, se pudrirá rápidamente. Es algo que ocurre todo el tiempo.

 

¿Por qué le atrajo este estilo de cultivo fresco?

Está limpio. Es eficiente. Está fuera del suelo, no tenemos pesticidas ni herbicidas porque no tenemos tierra.

 

Cuénteme a través del proceso de iniciar esta nueva empresa... ¿cómo empezó?

Fue un proyecto familiar que empezó en mayo de 2016. Me despidieron del trabajo y todo esto lo aprendí en YouTube, estudiando, descubriendo cómo funciona. Les presenté la idea a mis padres. Me respaldaron, me ayudaron a conseguir el dinero. Soy yo quien está frente a la cámara, pero hay toda una familia aquí. Mamá, papá….y hay 5 niños. Un hermano, tres hermanas y mi novia. Y una comunidad de ayuda.

 

¿Dónde vende sus productos? ¿CSA? ¿Mercados?

Este es un invernadero de 10,000 pies cuadrados, por lo que nuestro mercado principal es el mayorista. Vendemos a la Universidad de Carolina del Norte en Pembroke y a la Universidad St. Andrews; esos son nuestros principales mercados que pagan las facturas. Dinero extra en los mercados de agricultores de Raleigh y Southern Pines y en algunos restaurantes locales.

 

¿Cuál es la parte más difícil de la agricultura y cuál es la más gratificante?

La parte más difícil es mantener una mentalidad progresista, una mentalidad positiva. Hay reveses y frustraciones diarias en esto. Hacemos las mismas cosas, pero nunca estamos en el mismo entorno todos los días. No es que vaya a la planta y vaya a pasar por aquí a esta velocidad cada vez. Es diferente cada día.

 

¿Por qué cree que es importante que su comunidad compre alimentos cultivados localmente?

La mentalidad del consumidor no es necesariamente nueva, pero la universidad realmente está ayudando a cambiar mucho de eso. Están llegando mentes más jóvenes. Creo que hemos ido reconociendo que comer en McDonald's todos los días no va a ser suficiente.

 

Sobre el tema de la programación de la granja a la universidad, ¿cómo se conectó con las universidades a las que vende?

Cuando se nos ocurrió la idea de esto, buscábamos escuelas, universidades, alguien que pudiera encargarse de todo. UNCP y St. Andrews han estado realmente dispuestos a ayudar. No he tenido que presionar mucho, querían productos locales frescos.

 

¿Cuánto tiempo lleva vendiendo a estas universidades y qué les vende?

Vendemos a Robeson Community College, St. Andrews y UNCP. Se trata principalmente de lechugas y algunas hierbas.

 

¿Por qué cree que es importante que estas universidades compren a los agricultores locales?

Hay mucha gente en las universidades que quiere comer sano. Los estudiantes a los que estás alimentando buscan alimentos más frescos. Ellos son los que pagan y son 8 o 10 minutos. No veo por qué no lo harías.

Obtenga más información sobre MG3 Farms en su sitio web.pagina de Facebook.

La campaña del 10 por ciento de Carolina del Norte promueve la promoción local

De la granja a la universidad

Conozca a otros agricultores y personas de Carolina del Norte que trabajan para aumentar la producción local de alimentos en Carolina del Norte.

bottom of page